• rotulación en barcelona

Edificios

Las láminas solares son la opción más demandada por las empresas para proteger sus instalaciones en edificios y oficinas. Su efecto se asemeja al de unas gafas de sol proporcionando discreción y bienestar.

Las láminas de protección solar reducen hasta un 80 % el calor y el deslumbramiento, lo que permite una mayor confort fundamentalmente en los meses de verano y favorece el trabajo con equipos informáticos.

Láminas solares para edificios

Su sencilla adaptabilidad y montaje permite que se pueda llevar a cabo la instalación sin entorpecer o paralizar el ritmo de trabajo, ya que no se necesita remover ninguna ventana o cristal en ninguna de las fases del proceso.

Además de esto, su avanzada tecnología permite reducir o retener el calor exterior e interior del edificio, reduciendo notablemente el uso de climatizadores, lo que supone un importante ahorro energético y económico para la compañía.

Láminas de protección solar para ventanas

En Windecor Rètols hemos incorporado todo tipo de soluciones en láminas de protección solar para ofrecerles la mejor opción en función de su necesidad, imagen e instalaciones:

  • Protección solar interior: al colocarse en la parte interior del cristal, estás láminas suelen tener una mayor durabilidad que las exteriores ya que no están sometidas a los efectos adversos de la climatología.
  • Protección solar exterior: aunque se encuentran más expuestas que las interiores, las láminas exteriores suelen ser más efectivas dado que rechazan directamente el exceso de radiación solar, evitando de este modo el recalentamiento del cristal.
  • Láminas espejo: perfectas para negocios que precisen de una mayor discreción y quieran combatir efectivamente los efectos del deslumbramiento. Su apariencia de espejo le protegerá de miradas del exterior, mientras previene a sus instalaciones de los efectos nocivos del sol y ahorra en sistemas de climatización.
  • Láminas aislantes: se trata de las más efectivas para lograr un equilibro de la temperatura dentro del edificio y obtener un notable ahorro energético. Las láminas aislantes permite retener el calor en invierno, disminuyendo de este modo la fuga energética frecuente en edificios antiguos, y protege las instalaciones de la radiación solar durante el verano, disminuyendo el uso del aire acondicionado o los sistemas de ventilación.